Llegó el cambio de estación...

September 23, 2016

El verano ha llegado a su fin y hemos entrado directos en el otoño. Adiós a los refrescantes helados y bienvenida a las hojas caídas y al cambio de luz y de color.

 

Pero no sólo eso cambia. También nuestro ánimo y nuestra salud puede verse debilitada en un cambio de estación, principalmente en otoño e invierno. Y esto porqué os preguntaréis…, pues tan sencillo como que la disminución de la luz solar que se produce en el cambio de estación nos afecta... y mucho.

 

 

 

El otoño, además de mal tiempo y algo más de frío, puede venir acompañado de las típicas enfermedades otoñales. Ello se debe, principalmente, al cambio de estación, aunque también el cambio de hora de invierno puede repercutir en ello, ya que la disminución de horas solares puede provocar una desestabilización hormonal que produzca una disminución de las defensas y que nuestro estado de ánimo cambie. No obstante, la mejor forma de prevenir las enfermedades otoñales es conocer cuáles son las más características y elementales en esta estación e intentar prevenirlas:

  • Resfriados: Con el paso de un ambiente cálido a uno algo más frío, nuestro organismo puede sufrir una debilitación en sus defensas, lo que provoca que nos resfriemos o nos constipemos. Para no enfermarnos, debemos evitar las corrientes y pasar rápidamente de un ambiente cálido a uno frío o muy frío, y tomar las medidas higiénicas adecuadas para evitar que otras personas nos contagien (lavarnos regularmente las manos, sobretodo cuando venimos de la calle, y evitar rozarnos las manos con la boca o la nariz).

  • Gripe: La gripe es una de las enfermedades más típicas de la época otoñal e invernal. No en vano, en el otoño es cuando comienza el período de vacunación contra la gripe. Las medidas para evitar su contagio son las mismas que con los resfriados y el constipado.

  • Depresión: La depresión en otoño (conocida también como astenia otoñal) es otro de los elementos más característicos de esta estación. La reducción en las horas de luz sumado al aumento del mal tiempo y de la nubosidad en general, provoca que la persona tienda los primeros días de otoño a sentirse triste o melancólica.

Por este motivo, una buena idea es saber cómo mantener la salud en un cambio de estación, que nos ayude a mejorar el estado anímico y a no desfallecer durante los primeros días tras el cambio de hora.

 

 

¿Cómo aumentamos las defensas de nuestro organismo?

  • Duerme bien, aprovechando la luz natural, de forma que no obstaculices los procesos fisiológicos que se dan durante la noche. Esto te ayudará a recuperar la energía y a tener unas defensas más fuertes.

  • Mantén la calma y la relajación, y no te estreses por nada. Recuerda que la ansiedad, el estrés, la angustia, el odio o el miedo pueden tener efectos negativos no solo para la mente, sino para la salud, restándote energías y defensas. Esto es así porque son enemigos comprobados del sistema inmune.
    Vive con optimismo y con alegrías. Disfruta de los beneficios de la risa, ya que tanto ésta como el humor ayudan a combatir las enfermedades.

  • El ejercicio ayuda a mantenernos activos, más ágiles y fuertes, además de combatir el estrés.

  • Apuesta por una alimentación sana, principalmente a base de frutas, vegetales y verduras, excelentes fuentes de vitaminas y minerales.

  • También es buena idea complementar nuestra dieta tomando jugo de áloe vera, la reina de las plantas medicinales, fuente de vitaminas, minerales, enzimas, polisacáridos, etc, que pueden ser de gran ayuda a la hora de recuperar la energía y aumentar las defensas.

 

El Áloe Vera potenciador de nuestras defensas

 

 

 

 

El Áloe Vera representa una increíble fuente de energía. Actúa como potenciador del sistema inmunológico y de las defensas, y por lo tanto, es un remedio natural e ideal para la lucha contra los gérmenes patógenos como los de la gripe de otoño.

 

Nuestro cuerpo necesita enzimas activas para poder disponer de anticuerpos. Especialmente en ese proceso, el áloe vera juega un papel importante soportando la estructura de la enzima y promoviendo su actividad. Esto conduce al fortalecimiento del sistema inmune que tiene la tarea de protegernos contra enfermedades. Además el áloe vera contiene una gran cantidad de Hierro.

 

Quién bebe regularmente jugo de áloe vera
cubre así la demanda diaria de hierro
y contribuye al mismo tiempo
al fortalecimiento del sistema inmune.

Please reload

Entradas destacadas

De vacaciones con el aloe vera…

July 5, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes

March 28, 2018

June 7, 2017

November 11, 2016

Please reload

Archivo